Bioseguridad en granjas

El término bioseguridad en el sector ganadero se refiere al conjunto de medidas destinadas a la prevención de la entrada de agentes infecciosos y/o minimizar su propagación dentro de una explotación o hacia otras explotaciones ganaderas.

Los planes de bioseguridad deben ser personalizados, realistas, dinámicos y protocolizados, e implican medidas relacionadas con:

Infraestructuras (ubicación y diseño)

Control de accesos

Entrada de animales

Control de plagas

Limpieza y desinfección

Control de la alimentación y agua

Programa de medicación y vacunación

Manejo de deyección y cadáveres

Bienestar animal

Formación y concienciación del personal

En Comadsa nos preocupamos por este tema, por eso desarrollamos DESINFEC-TA,  un producto que está formulado para ejercer su acción germicida en áreas claves tales como: incubadoras, nacedoras, casetas, maternidades, salas de crianza, salas de ordeño, empacadoras, pasteurizadoras, sistemas hidráulicos.  Una herramienta muy útil para conservar la Bioseguridad en las granjas. ¡Cónocelo!

 

Un Bienestar Animal asegurado

El bienestar de un animal queda garantizado cuando se cumplen los cinco requisitos siguientes:

  1. No sufre sed, hambre o manipulación: Porque tiene acceso a agua para beber y se le suministra una dieta adecuada a sus necesidades.
  2. No sufre estrés físico ni térmico: Porque se le proporciona un ambiente adecuado, incluyendo refugio frente a las inclemencias climáticas y un área de descanso cómoda.
  3. No sufre dolor, lesiones ni enfermedades: Gracias a una prevención adecuada y/o a un diagnóstico y tratamiento rápidos.
  4. El animal es capaz de mostrar la mayoría de sus patrones normales de conducta: Porque se les proporciona el espacio necesario y las instalaciones adecuadas, y se aloja en compañía de otros individuos de su especie.
  5. No experimenta miedo ni distrés. Porqué se garantizan las condiciones necesarias para evitar el sufrimiento mental.

Cortes del cerdo ¿Que parte te gusta más?

Existe para cada tipo de especie pecuaria diferentes tipos de desposte de acuerdo a la especie en sí, al país, a las costumbres, la terneza de la especie, hábitos de consumo, al espacio y a la cantidad y tipo de cortes que puede obtenerse de un canal, ya que no existe una norma oficial que especifique la forma de cortar y/o presentar. Incluso para la misma especie los cortes son diferente y llamados diferente.

En México se conocen principalmente 7 cortes primarios del cerdo de los cuales se obtiene una cantidad de subcortes:

  • Cabeza de lomo; cabeza de lomo cuadrado, queen steak, presa, badiola
  • Lomo; chuletas, entrecot mariposa, hueso de espinazo, caña de lomo, lomo con filete, back ribs, filete especial
  • Pierna; aguayón, recortes magros, muchacho, sábana, bistec, codillo, pulpa
  • Tocino; panceta, tocineta, tocino sin falda, tocino
  • Costillas; costilla cargada, spare ribs, costilla rasurada, costilla especial, carrillera
  • Espaldilla; espinazo con hueso, codillo trasero, pierna delantera.
  • Filete.

Fuente: Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera Mexicana

Hablemos de la Bioseguridad

Elementos de la Bioseguridad:

  • Ingreso a la granja: puerta cerrada, abrir solo a personas o vehículos que cumplan con autorización previa y las reglas de Bioseguridad respectivas. Usar la ropa adecuada.
  • Limpieza: La limpieza de la granja debe de ser total (pisos, paredes, techos, mallas, puertas, nacedoras, incubadoras…) aplicar DETERGENTES que permitan remover la suciedad y que actúen en presencia de materia orgánica, de preferencia utilizar detergente que generen espuma.
  •  Desinfección. Debe efectuarse cuando está completamente limpio por dentro y fuera además efectuando el control de plagas (insectos y roedores)
  • Retiro de equipos. Una vez finalizada la crianza, retirar los equipos, desarmarlos completamente, lavarlos a fondo con agua y jabón, realizar un enjuague, dejarlos secar al sol y después sumergirlos en una sustancia desinfectante para finalmente guardarlos o ingresarlos nuevamente.
  • Manejo del sistema de agua. Después de la crianza, desocupar o drena todos los tanques y reservorios de agua incluyendo las tuberías de conducción, remover la suciedad y sedimentos del interior mediante el uso de cepillos y detergentes, tener especial cuidado con las conexiones de tubos donde hay que revisar que no existan fugas.
  • Manejo del alimento. El alimento a utilizar debe ser elaborado cumpliendo con parámetros que garanticen la calidad e inocuidad del mismo, para garantizar esto, hay que tomar muestras y someterlas a exámenes de laboratorio. El alimento en sacos se mantendrá en bodegas apropiadas, deben apilarse sobre tarimas o pallets de madera que permitan una distancia mínima entre 10 y 30 cm del piso y paredes para mantener una aireación adecuada.

Crecer en una Granja protege de las Alergias

Jugar en los establos y crecer rodeados de animales de granja. Esta parece ser una buena fórmula, rica en hongos y bacterias, que protege a los niños de sufrir asma y alergias.

Así lo confirma una revisión que acaba de publicar la revista científica ‘The New England Journal of Medicine’.

¿Cómo se explica esto? El sistema inmune tiene dos grandes funciones: reconocer sustancias extrañas que pueden desencadenar infecciones y luchar contra ellas. «Para desarrollar esta respuesta inmune correctamente es necesaria la presencia de microorganismos.

Si no los hay, el mecanismo del sistema defensivo se altera y empieza a responder ante sustancias parecidas, pero no patológicas, como los ácaros o el polen, lo que da lugar al desarrollo de alergias», afirma Julio Delgado Romero, coordinador del Comité de Asma de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC). La incidencia de esta afección ha incrementado en los últimos años: «Ha pasado del 12% de la población infantil en 1980 a más del 20% en la actualidad». Dado que «la mayoría de los casos de asma tienen un origen alérgeno», la alteración del sistema inmune también repercute en el incremento de casos de esta afección respiratoria.

Es lo que ocurre en las ciudades, donde abundan los alérgenos y la presencia y la variedad de microorganismos es más reducida que en una granja. «La carga bacteriana del estiércol, las vacas y los establos es tremenda y el contacto con este tipo de microorganimos reduce el riesgo de asma», agrega José Ramón Villa Asensi, jefe de sección de Neumología del Hospital Infantil Universitario Niño Jesús (Madrid).

Ya lo apuntaban estudios anteriores, uno de los cuales concluía que el riesgo de alergias y asma era dos tercios mayor en los niños que no tienen contacto con granjas que en aquellos que sí viven en este ambiente.

¿Qué pueden hacer, entonces, los padres de niños que viven en ciudades para evitar que sus hijos padezcan estas afecciones? Delgado Romero ofrece algunas recomendaciones: «Aplicar medidas de higiene sin obsesionarse; evitar en la medida de lo posible la exposición a sustancias alérgenas desde pequeños; que el niño salga a la calle y seguir los consejos del médico a la hora de introducir los alimentos en la dieta de los pequeños». Teniendo en cuenta que hay un componente genético que predispone al desarrollo de la enfermedad alérgica, estos consejos se indican especialmente cuando alguno de los padres padece alergia. En este caso, el riesgo de los menores aumenta un 25% y si los dos progenitores estuvieran afectados, las probabilidades aumentan un 50%.

Fuente: Laura Tardón El Mundo

Indicadores del Bienestar Animal

El médico veterinario Marcelo Daniel Ghezzi explicó que el programa definió 4 principios de bienestar animal (buena alimentación, buen alojamiento, buena salud y comportamiento apropiado), dentro de los cuales se identificaron indicadores que se usan para evaluar el bienestar real.

Buena alimentación

Felipe Aristizábal, MVZ colombiano, señaló cuáles son los indicadores que hacen parte de este principio, como la condición corporal, la provisión y limpieza de agua y un comedor adecuado. Con estos se busca evitar el hambre o la sed prolongadas.

Además, como anotó el argentino, hay que revisar indicadores fisiológicos como concentraciones plasmáticas de algunas hormonas o proteínas de fase aguda, frecuencia cardíaca y respiratoria, y temperatura rectal.

Buen alojamiento

En segundo lugar, Aristizábal precisó que aquí se detallan indicadores como limpieza de los animales, ventilación del corral, estado de la cama para el descanso y densidad del hato.

Buena salud

En el tercer principio, el productor debe tener en cuenta detalles como tos, alteraciones tegumentarias, descargas (nasales, oculares o vulvares), respiración agitada, locomoción (cojeras), mastitis y mortalidad. En este caso, también se debe tener en cuenta el estado de las instalaciones, para evitar dolor o heridas por prácticas de manejo.

Comportamiento

Finalmente, los indicadores para este principio son la distancia de fuga, lo que deriva de una interacción positiva del animal con el humano, así como permitir el acceso a la pastura, que permite la expresión adecuada de otras conductas.

El bienestar animal se define en términos de las emociones que experimentan los semovientes, sus sentimientos que dan cuenta de su estado mental

fuente: https://www.contextoganadero.com

Nosotros

Somos una empresa Mexicana, ubicada en Degollado, Jalisco, México. Nuestro principal objetivo es mejorar la salud Pecuaria mediante productos Farmacéuticos de Calidad.

Tenemos puntos de distribución en gran parte del País.  ¡Te invitamos a conocernos!