Crecer en una Granja protege de las Alergias

Jugar en los establos y crecer rodeados de animales de granja. Esta parece ser una buena fórmula, rica en hongos y bacterias, que protege a los niños de sufrir asma y alergias.

Así lo confirma una revisión que acaba de publicar la revista científica ‘The New England Journal of Medicine’.

¿Cómo se explica esto? El sistema inmune tiene dos grandes funciones: reconocer sustancias extrañas que pueden desencadenar infecciones y luchar contra ellas. “Para desarrollar esta respuesta inmune correctamente es necesaria la presencia de microorganismos.

Si no los hay, el mecanismo del sistema defensivo se altera y empieza a responder ante sustancias parecidas, pero no patológicas, como los ácaros o el polen, lo que da lugar al desarrollo de alergias”, afirma Julio Delgado Romero, coordinador del Comité de Asma de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC). La incidencia de esta afección ha incrementado en los últimos años: “Ha pasado del 12% de la población infantil en 1980 a más del 20% en la actualidad”. Dado que “la mayoría de los casos de asma tienen un origen alérgeno”, la alteración del sistema inmune también repercute en el incremento de casos de esta afección respiratoria.

Es lo que ocurre en las ciudades, donde abundan los alérgenos y la presencia y la variedad de microorganismos es más reducida que en una granja. “La carga bacteriana del estiércol, las vacas y los establos es tremenda y el contacto con este tipo de microorganimos reduce el riesgo de asma”, agrega José Ramón Villa Asensi, jefe de sección de Neumología del Hospital Infantil Universitario Niño Jesús (Madrid).

Ya lo apuntaban estudios anteriores, uno de los cuales concluía que el riesgo de alergias y asma era dos tercios mayor en los niños que no tienen contacto con granjas que en aquellos que sí viven en este ambiente.

¿Qué pueden hacer, entonces, los padres de niños que viven en ciudades para evitar que sus hijos padezcan estas afecciones? Delgado Romero ofrece algunas recomendaciones: “Aplicar medidas de higiene sin obsesionarse; evitar en la medida de lo posible la exposición a sustancias alérgenas desde pequeños; que el niño salga a la calle y seguir los consejos del médico a la hora de introducir los alimentos en la dieta de los pequeños”. Teniendo en cuenta que hay un componente genético que predispone al desarrollo de la enfermedad alérgica, estos consejos se indican especialmente cuando alguno de los padres padece alergia. En este caso, el riesgo de los menores aumenta un 25% y si los dos progenitores estuvieran afectados, las probabilidades aumentan un 50%.

Fuente: Laura Tardón El Mundo

Indicadores del Bienestar Animal

El médico veterinario Marcelo Daniel Ghezzi explicó que el programa definió 4 principios de bienestar animal (buena alimentación, buen alojamiento, buena salud y comportamiento apropiado), dentro de los cuales se identificaron indicadores que se usan para evaluar el bienestar real.

Buena alimentación

Felipe Aristizábal, MVZ colombiano, señaló cuáles son los indicadores que hacen parte de este principio, como la condición corporal, la provisión y limpieza de agua y un comedor adecuado. Con estos se busca evitar el hambre o la sed prolongadas.

Además, como anotó el argentino, hay que revisar indicadores fisiológicos como concentraciones plasmáticas de algunas hormonas o proteínas de fase aguda, frecuencia cardíaca y respiratoria, y temperatura rectal.

Buen alojamiento

En segundo lugar, Aristizábal precisó que aquí se detallan indicadores como limpieza de los animales, ventilación del corral, estado de la cama para el descanso y densidad del hato.

Buena salud

En el tercer principio, el productor debe tener en cuenta detalles como tos, alteraciones tegumentarias, descargas (nasales, oculares o vulvares), respiración agitada, locomoción (cojeras), mastitis y mortalidad. En este caso, también se debe tener en cuenta el estado de las instalaciones, para evitar dolor o heridas por prácticas de manejo.

Comportamiento

Finalmente, los indicadores para este principio son la distancia de fuga, lo que deriva de una interacción positiva del animal con el humano, así como permitir el acceso a la pastura, que permite la expresión adecuada de otras conductas.

El bienestar animal se define en términos de las emociones que experimentan los semovientes, sus sentimientos que dan cuenta de su estado mental

fuente: https://www.contextoganadero.com

Carne de cerdo: conoce sus beneficios.

La carne de cerdo es la carne más consumida en el mundo con 15,5 kg/persona/año, seguida de la carne de pollo con un consumo de 14,1 kg/persona/año y la de bovino con un consumo de 9,4 kg/persona/año.

Sin embargo, es la menos consumida en América Latina con unos 11,4 kg/persona/año, seguida de la de bovinos con uno 26,1 kg/persona/año y la más consumida que es la de pollo con unos 33,2 kg/persona/año.
En los últimos 50 años la carne de cerdo se ha vuelto más saludable con un 55% menos de grasa, un 58% menos de grasa saturada, con un 22% menos de colesterol y un 37% menos de calorías.

La composición de la grasa de la carne de cerdo está representada con un 67% de grasa deseable (grasa insaturada) las cuales son muy líquidas en la temperatura ambiente, disminuyen la cantidad del colesterol en la sangre y está compuesta de ácido linoleico y ácido oleico y con un 33% de grasas indeseables (grasa saturada) siendo estas muy duras en la temperatura ambiente, aumentando la cantidad de colesterol en la sangre, está compuesta de ácidos esteáricos y ácidos palmíticos.

En lo que respecta a los minerales, es destacable el aporte de fósforo, hierro, sodio y potasio en la carne del cerdo.

100 g de carne porcina suplen las necesidades diarias de 60% de Tiamina, 40% de Vitamina B12 y 20% de las demás carnes.

Los productos cárnicos van a aportarnos especialmente vitaminas del grupo B, cubriendo gran parte de las necesidades diarias. Estas vitaminas, entre otras muchas funciones, destacan por su participación en el correcto funcionamiento del sistema nervioso (B1, B3 y B6 entre otras) e inmunitario (B6 y B12).

Además, en cuanto a los minerales más relevantes, destaca su aporte de hierro en productos como el jamón serrano y el jamón cocido y de zinc.

Concretamente, con un consumo de 100 gramos, el jamón cocido aporta hasta un 37% de las ingestas diarias recomendadas de proteínas, el 15% en el caso del hierro y el 28% en el caso del zinc. Si hablamos del jamón serrano, estos porcentajes serán del 62%, 16% y 22%, respectivamente.
a producción de cerdo en el mundo es cada día más segura, debido entre otra cosa por los procesos de buenas prácticas de producción relacionados con la inocuidad y la salubridad que se practican en las explotaciones pecuarias.

Los controles, el establecimiento y seguimiento de estas prácticas aseguran que los productos cárnicos de origen porcinos sean cada día más seguros para el consumo humano.

Programas integrados de manejo y control de la salud de los cerdos tales como: vacunaciones contra las principales enfermedades que se encuentran en la granja, en la zona y/o en el país, entre ellas las zoonóticas, controles de los parásitos internos y externos de acuerdos a los diagnósticos realizados en la granja, uso y control de antibióticos y de agentes biológicos, los programas de bioseguridad, proporcionan garantía sanitaria e inocuidad de los productos y subproductos derivados de estos.

fuente: porcitultura.com

Las nuevas políticas podrían beneficiar a los productores de leche

En materia de leche y sus derivados, se requiere un Plan Nacional de Producción, Industrialización y Comercialización”, que no dependa de la Secretaría de Economía.

Para esta dependencia, la leche es un producto que “proviene del super”, y no de un alto esfuerzo de productores, industriales, distribuidores y comerciantes.
Nacionalismo y protección de productores de leche y sus derivados, nos llevará a ser competitivos e incluso a generar excedentes para exportación en lácteos, dijo Álvaro González Muñoz, dirigente del Frente Nacional de Productores y Consumidores de Leche, seguro de que comparten estos propósitos más de 150 mil pequeños y medianos ganaderos lecheros.El comercio de leche y sus derivados permaneció abierto desde el momento en que se formalizó el TLCAN con EU y Canadá, en 1994, y ya sin pago de aranceles hasta transcurridos los primeros 15 años de ejercicio, cuando entró en vigor junto con azúcar, maíz y frijol. Este intermedio, dijo, tuvo el propósito de avanzar en la aplicación de tecnologías modernas y esquemas similares de competitividad y productividad, apuntó el líder lechero.

Los productores de leche tenemos la seguridad de que estos compromisos y objetivos en la operación del TLCAN no se cumplieron por la falta de apoyos tecnológicos y de financiamiento. Por ejemplo, se propuso la creación de un Banco Internacional de Fomento, integrado por instituciones de los tres países socios del TLCAN, que apoyaría el desarrollo de proyectos conjuntos. Esto, jamás se cumplió.
Este desorden propició que empresas privadas, relacionadas con la industria lechera y tiendas de autoservicio, empezaran a importar directamente leche en polvo y sus derivados. Son las que se han beneficiado con los cupos de importación. Muchas de ellas tienen marcas propias, con la competencia letal para las empresas pequeñas y medianas y la incursión en materia de producción de un producto que, en condiciones normales, no sería de su competencia; “sería usurpación de funciones”.

Estas acciones contaron con el aval de instituciones del gobierno mexicano como Economía y Salud –por la vía de Profeco y Cofepris, respectivamente—con la libertad de adquirir en el extranjero cientos de marcas de leche procesada y adulterada, con precios más altos que la leche natural mexicana, por supuesto, con el riesgo de afectar la salud y la economía de los consumidores mexicanos.
La defensa de los productores y los consumidores; será una asignatura para la nueva administración y deberá impedir que los importadores y procesadores importen materias primas para falsificar la leche pura, expresó el dirigente.
fuente: www.agricultura.com.mx

Este 2018 habrá 100 mdp más para los programas de sanidad agropecuaria

En 2018, el Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (SENASICA), contará con más recursos para fortalecer los programas sanitarios en los estados, a fin de proteger la producción agropecuaria, acuícola y pesquera nacional, de plagas y enfermedades que pudieran impedir la comercialización de alimentos dentro y fuera del país.

El funcionario de la SAGARPA informó que el Congreso de la Unión incrementó más de 100 millones de pesos al presupuesto, que el SENASICA destina para atender los programas de sanidad e inocuidad en las entidades federativas del país.
Para ello, subrayó, se tomarán acuerdos con las entidades federativas y los responsables de los Comités Estatales de Sanidad, a fin de que los recursos se destinen a temas de alto impacto de acuerdo con la condición sanitaria de cada estado.

Dijo que se implementarán estrategias a largo plazo, para ser más efectivos en el control de enfermedades como la tuberculosis o la brucelosis, con mecanismos para analizar su comportamiento a fin de comparar la situación actual y constatar cómo se modifica en diez, 15 o 20 años

fuente: porcitultura.com

 

La Genética en la Ganadería Mexicana

Los métodos para mejorar la genética ganadera tienen modalidades muy diversas, desde los anticuados, con avances lentos, hasta otros muy modernos y dinámicos.Hay quienes producen su propio pie de cría, seleccionando en su rebaño o los de su localidad, pero también hay quienes utilizan lo mejor que ofrece la tecnología actual. Las redes de valor ganaderas en México utilizan distintos métodos de cruzamiento y selección. El mejoramiento del pie de cría bovino productor de carne se realiza por parte de asociaciones de criadores de cada raza. Además de registrar la genealogía, que por sí sola asegura poco más que la pureza racial, se hacen evaluaciones de individuos, pero raramente se determina el valor genético productivo, para elegir los reproductores.

Las características de la especie y el método de mejoramiento han determinado un avance lento de productividad. Es común el uso de pie de cría mexicano, aunque se hacen también importaciones, sobre todo, de semen. En el caso del ganado bovino lechero, se evalúa metódicamente una parte de la población de cada raza, particularmente la Holstein. Se mide la productividad así como las características morfológicas.

En la avicultura, tanto para producción de carne como de huevo, la selección para el mejoramiento se hace por elección de los mejores individuos dentro de estirpes muy selectas, que luego se cruzan con otras para su hibridación y multiplicación. El avance genético ha sido muy grande en productividad avícola. En el mundo hay sólo unas cuantas líneas comerciales de aves para engorda y postura, propiedad de aún menos empresas. Ninguna es mexicana.

El mejoramiento genético de bovinos productores de carne es particularmente lento, por varios motivos: 1) eficiencia reproductiva muy baja, menos de 1 becerro anual por vaca; 2) un largo intervalo entre generaciones, pues una hembra tarda cuando menos cuatro años en tener un destete que se pueda medir; 3) los métodos tradicionales de evaluación de individuos son muy ineficientes, pues consideran variables debidas tanto a los genes como al ambiente.

Los esfuerzos del gobierno para apoyar la compra de sementales, semen, vaquillas, etcétera, son, por lo mismo, poco efectivos en lograr un cambio genético perdurable, pues en muchos casos se obtienen resultados por el vigor híbrido, al cruzar razas, pero no por utilizar individuos que demuestren superioridad en su valor genético. Podría invertirse, con mayor impacto, parte de esos recursos, en hacer una evaluación genética más rigurosa.

Además del rendimiento productivo, hay otras cualidades de los animales en pastoreo que se puede tratar de mejorar genéticamente, como la resistencia a parásitos o la adaptación a estrés ambiental.

Éstas son importantes para la sostenibilidad de los sistemas productivos, tanto como la productividad.

Fuente: porcicultura.com